burinot

Y se volvió a meter el pene entero en la boca, manteniendo los labios pegados a la base del pene y moviendo la lengua de una forma que nunca jamás me habían hecho, y sin vuelta atrás empecé a correrme y a soltar todo mi semen en su lengua, que no descansaba ni un segundo. En medio de mis convulsiones se sacó mi pene solamente unos 3 o 4 centímetros y toda la leche que había salido se la tragó mientras la succión que hacía provocaba en mi un placer infinito que me hacía descargar más y más semen en su boca, que ella seguía tragando sin problemas. Yo llevaba ya 4 días sin haberme masturbado, por lo que la cantidad de semen que salió fue increíble, pero Isabel cumplió obedientemente su promesa y no dejó escapar ni una sola gota, tragándoselo todo incluso con la mayor parte de mi polla dentro de la boca.

filmy porno
anal
Mamuski
redtube
polskie porno
xhamster
xvideos
xnxx
youporn
youjizz
porno gej
erotyka
tube8
pornhub
beeg
ostry sex
Sex kamerki
Lezbijki
shemale
orgie
Azjatki
Blondynki
hentai
Nastolatki
Amatorki

Cuando por fin recuperé el aliento, ella se sacó el pene y empezó a lamerlo otra vez desde la base hasta el glande para dejarlo bien limpio, momento que aprovechó Begoña para unirse a su hermana y sacarle todo el brillo posible a mi instrumento. Cuando terminaron, sus bocas se separaron de mi pene y se fundieron en un prolongado y lascivo beso en el que compartieron los últimos restos de mi corrida, la imagen quedará grabada para siempre en mis retinas. Pero aún faltaba Isabel por tener su orgasmo, por lo que le dije que se tumbara y le comería el coño como acababa de hacerlo con su hermana, a lo que ella accedió encantada. Yo entonces me dediqué a saborear su rico néctar, mientras que Begoña ahora se dedicaba a sobar los pechos de su hermana y a seguir con los morreos lujuriosos con ella.

Isabel, entre mis dedicaciones orales, y los besos y magreos de Begoña no tardó en derretirse en mi boca, empezando a moverse y gritar como unos minutos antes lo había hecho su hermana. Es increíble lo idénticas que son en todo, como dos gotas de agua incluso en la forma de correrse. Yo por supuesto me comí todo el néctar que salió de su coño.

Cuando por fin dejó de moverse, los tres nos dimos un baño en la piscina, así completamente desnudos, pero ya de forma más amistosa que sexual, y luego de un rato nos salimos, ellas se vistieron y quedamos para volver a „estudiar” al día siguiente. Yo le pedí a Isabel quedarme con su tanga y su sujetador, porque me daba morbo verlas marchar a las dos sin ningún tipo de ropa interior, y que se la devolvería al día siguiente o se lo cambiaba por el nuevo conjunto de lencería que trajese. Ella accedió con una sonrisita cómplice, y me dijo que así le hacía un favor, porque a continuación iba a ver a su novio y a él también le gustaba que no llevase nada debajo.

Y se fueron de mi casa intercambiando comentarios entre ellas mientras yo las veía alejarse, sabiendo que ninguna de aquellas dos bellezas idénticas llevaba ropa interior y que Isabel se iba a ver a su novio a continuación. Si él se imaginara que ella llevaba el estómago lleno de mi semen…